▷ Copywriting farmacia. Trabaja online como farmacéutico copywriter
claves farmacéutico copywriter entrevista

 

 

¿Crees que es posible vivir de escribir aprovechando tus conocimientos y experiencia en farmacia?

¿Te gustaría vivir de escribir y convertirte en copywriter profesional?

Imagina poder trabajar desde tu casa o desde cualquier lugar sin horarios y escribiendo como copywriter para webs de farmacia y salud.

En esta entrevista a Luciana, nos contaba cómo dejó su trabajo en la farmacia para cumplir su sueño de viajar y trabajar de forma online como copywriter.

En esta ocasión te presento en esta entrevista a mi amigo Javi Vicente, quien te contará cómo esta nueva profesión de copywriting. Y cómo fue su reinvención profesional a copywriter médico.

 

copywriting médico

 

Javi Vicente es Copywriter médico y de salud especializado en redactar contenidos estratégicos para profesionales de la salud que quieren transformar su web en un activo digital que atrae pacientes y aporta mayor reconocimiento e ingresos.

 

Bienvenido, Javi, a Farmaknowmada. Es para mí un privilegio el que te hayas animado a realizar esta entrevista para el bog.

Pasa, estás en tu casa. Ponte cómodo y comenzamos.

 

¿Qué encontrarás en este artículo?

Eduardo:  Cuéntanos un poco para que te conozcamos ¿cómo trabajabas antes de especializarte en el copywriting?

Javier: De pequeño yo quería ser médico. Y más tarde me regalaron una consola y quise hacer videojuegos.

Así que estudié ingeniería informática. Lógico, ¿no?

En el último año de carrera tuve la suerte de dar con una profesora que buscaba alumnos de las asignaturas de Visión por Computador e Inteligencia Artificial. Esa profesora estaba creando un grupo de investigación de informática aplicada a la medicina.

Hice el proyecto de fin de carrera con ella y me gustó tanto aplicar la informática a un problema real, que decidí hacer el doctorado en ese grupo de investigación.

Estuve como becario, doctorando, investigador e investigador postdoctoral durante 10 años.

Luego llegó la crisis y se acabó mi contrato. Y comenzó mi periplo por el desierto: trabajé como desarrollador freelance para alguno de los contactos que hice durante mi etapa de investigación. Y busqué trabajo en Start-ups, que me llamaban mucho la atención. Acabé trabajando en una Start-up en Londres dedicada a la imagen médica para ensayos clínicos e investigación.

Luego decidí crear mi propia compañía con unos amigos. Aquello no salió bien, pero me sirvió para cometer todos los errores posibles a la hora de emprender sin arriesgar demasiado.

También trabajé en una multinacional como ingeniero informático. Eso de trabajar en un proyecto asignado que te importa un pito no era lo mío. Aguanté 4 meses.

 

E: ¿Qué fue lo que te llevó a dar el salto y dedicarte al copywriting?

J: En la compañía que fundé con mis socios yo era el responsable del desarrollo de la tecnología. Programé de principio a fin una web con un sofisticado sistema de reservas (era una plataforma de reservas de alojamiento vacacional).

Poco a poco me fui dando cuenta de que lo que conseguía mejorar las métricas de nuestro negocio no era tener una web con más funcionalidades. Lo que funcionaba era mejorar el canal de comunicación con el usuario. Tener unos textos más descriptivos en los botones. Tener mejores explicaciones de cómo funcionaba la plataforma. Enviar un correo en un momento determinado para que confirmaran una reserva o nos dejaran una valoración.

Algo me hizo clic en el cerebro: escribir buenos textos era más efectivo que escribir buen código.

Así que empecé a buscar formas de mejorar la comunicación en nuestra plataforma. Cómo conseguir más reservas, cómo atraer más visitas a nuestra web, cómo hacer que alguien que ya había reservado volviera a hacerlo…

Descubrí el marketing online. Y casi de casualidad, el copywriting.

Aquello fue amor a primera vista.

Siempre me había gustado escribir y además se me daba bastante bien (uno no aguanta 10 años en un grupo de investigación sin escribir un montón de propuestas, artículos, informes y correos a colaboradores y partners).

 

Pero el copywriting era algo totalmente diferente

Era una disciplina que mezclaba arte y ciencia

 

Para un ingeniero zurdo como yo, esa combinación de ciencia y creatividad fue irresistible.

 

E: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

J: Lo que más me gusta de mi trabajo es la libertad. No estoy hablando de tomarme mojitos en la playa mientras mi cuenta bancaria se llena de ceros. Esa es la gran bola que nos ha contado Tim Ferris (y en la que yo también caí, por cierto). Hablo de otro tipo de libertad.

 

De la libertad de no trabajar para el sueño de otro

 

Cuando estaba en Londres, miraba a la CEO de la start-up donde trabajaba y pensaba: “Ella está cumpliendo su sueño.” Y luego me preguntaba: “¿Y yo? ¿Es esto lo que quiero?”. Estaba viviendo en una de las ciudades más intensas e interesantes de Europa y ganaba una pasta… pero no estaba haciendo algo propio, algo bajo mis propios términos.

Te hablo de la libertad de poder elegir a qué te quieres dedicar. De la libertad de poder rechazar a un cliente que no te convence. De poder elegir qué proyectos aceptas.

Tengo la inmensa suerte de tener unos clientes de los que aprendo un montón. Es un trabajo que requiere mucha investigación, pero lo disfruto cada día. Sacia mis ganas de aprender y además me permite vivir bien de ello. Para mí esa es la verdadera libertad.

 

E: ¿Crees que estamos viviendo una revolución en la forma de trabajar? ¿Qué nuevas profesiones están surgiendo?

J: Estamos en plena revolución. Nos guste o no, la mayoría de trabajos mecánicos acabará desapareciendo en unos años. Toda tarea que pueda automatizarse la terminará haciendo un robot.

La mayoría de estas tareas requieren de tu presencia física para llevarlas a cabo. Tú no puedes construir un coche desde casa. Tienes que estar físicamente en la fábrica.

Pero hay tareas para las que los robots tardarán un poco más en igualarnos. Si es que lo consiguen. Son tareas relacionadas con la toma de decisiones (podemos basarnos en algoritmos, pero la decisión final siempre debe recaer en un humano), o tareas creativas.

Cada día se crean nuevas tareas creativas. Hoy tenemos profesionales del marketing en Facebook Ads, por ejemplo. Es una profesión que apareció de la nada hace 8 años. Los Influencers; otra profesión creativa de reciente aparición.

O los community manager, figura imprescindible hoy en día para cualquier empresa como es oficina de farmacia.

 

¡ Curso Online Community Manager para Farmacia + Bolsa de Trabajo !

community manager farmacia curso online

Apúntate ahora a la Lista de Preventa

reserva tu plaza. 

Conoce todos los detalles del curso 

y su fecha de lanzamiento

  • Apúntate ahora y consigue el Bonus extra de Preventa

Ver información de privacidad

 

Y para esas tareas no se requiere de nuestra presencia física en una oficina. No tenemos que estar físicamente en una oficina para programar una web, diseñar una marca o atender a un paciente. Podemos hacerlo desde nuestra casa.

Se está produciendo un cambio de paradigma. Y está ocurriendo gracias a las compañías más disruptivas: las start-ups. Porque necesitan talento y saben que es absurdo imponer barreras geográficas a la hora de buscarlo. Si necesitan al mejor y vive en Eslovenia, lo contratan igualmente.

Poco a poco esa mentalidad se está propagando a las grandes compañías. Y dentro de unos años acabará extendiéndose a las PYMES.

 

E: ¿Y la formación? ¿también piensas que han aparecido otros canales para formarse?

J: Hay muchas ofertas nuevas de formación a través de canales online. Tienes plataformas como Coursera que han universalizado el acceso a formación reglada de universidades de prestigio de todo el mundo.

Pero también tenemos acceso a formación “no reglada” como nunca antes lo habíamos tenido.

Esto es muy importante, especialmente en un momento donde todo cambia tan deprisa. Las universidades son como montañas a la hora de moverse. Van unos años a la zaga en los aspectos que más cambian. Lenguajes de programación, herramientas online, … todo lo digital cambia a un ritmo vertiginoso que a las entidades “clásicas” de formación les cuesta seguir.

Ahí es donde entra en juego el papel de los infoproductos. Un infoproducto,  la contracción de la expresión “Producto basado en la información”, es un material de formación, generalmente digital. Desde un ebook hasta un tutorial en vídeo, pasando por un curso con sus módulos, hojas de trabajo y apoyo del profesor.

Cada vez surgen más formadores independientes, expertos en sus áreas, que vuelcan su conocimiento en estas formaciones que los alumnos pueden comprar y consumir desde su casa.

Es un fenómeno que dinamiza la adquisición de conocimiento y que supone una auténtica revolución porque te permite acceder a puestos de trabajo y adquirir habilidades que antes solo podían alcanzarse estudiando una carrera o haciendo un máster.

 

El mercado laboral ya no mira tanto tus títulos, sino tus capacidades

 

Y hay que aprovechar este cambio de mentalidad para ponernos al día en aquello que nos revalorice como profesionales de la salud.

 

Es una oportunidad que debemos aprovechar. Lo tenemos más fácil que nunca.

 

E: Crees que hoy en día tenemos que reinventarnos como sanitarios 3.0?

J: Suena a frase hecha, pero es renovarse o morir. Porque el sanitario da un servicio y las personas a las que se dirige han cambiado su forma de actuar.

El paciente 2.0 busca información contrastada antes de tomar una decisión. Se informa sobre su problema, consulta qué soluciones hay a su alcance, toma su decisión basándose en la opinión que otras personas han dado sobre el profesional o el tratamiento.

Poco a poco, con nuestra salud estamos haciendo lo mismo que cuando vamos a comprar un móvil, un ordenador o una tele. En esos casos nos parece normal que un usuario abra 50 pestañas en su navegador para comparar precios y modelos, ¿Por qué no va a ser igual a la hora de decidir con qué pediatra consulto una duda sobre mi hijo?

El sanitario 3.0 tiene que entender que el paradigma ha cambiado. Que el proceso de toma de decisiones ha cambiado y, por tanto, tiene que adaptarse para no quedarse fuera.

 

E: En tu opinión, ¿piensas que hoy en día si no tienes una presencia online estás en desventaja como profesional sanitario?

J: El boca a boca va a seguir funcionando. Siempre lo ha hecho y siempre lo hará. Eso sí, es un proceso lento. Siempre lo ha sido y siempre lo será.

Además hay que tener presente una parte muy importante del cambio de paradigma del que hablamos: la falta de fidelidad del usuario informado.

Yo no sé tú, pero yo me cambio de compañía eléctrica, seguro del coche o compañía telefónica a la mínima. No les dejo pasar ni una. Me tratas mal o peor que a un nuevo cliente; me largo donde me traten mejor. Ahí te quedas.

Con acceso inmediato a información contrastada de calidad, puedo tomar mejores decisiones sobre quién quiero que sea mi proveedor de luz o internet.

En salud está pasando lo mismo.

Así que si no tienes una presencia digital, estás en desventaja con respecto a quien sí la tiene. Porque estás perdiendo la oportunidad de ser una opción a tener en cuenta para todos esos pacientes 2.0 que están considerando otras alternativas.

Básicamente, si no estás, no existes como opción para ellos.

 

E: ¿Qué beneficios u oportunidades laborales te ha aportado tener una presencia online?

J: Todos los trabajos como desarrollador los encontré a través de LinkedIn. Bueno, más bien el trabajo me encontró a mí. Tenía un perfil híper-optimizado. A prueba de recruiters, headhunters y otros buscadores de talento.

Sin yo saber por aquel entonces qué era el copywriting, había escrito un perfil de linkedIn que atraía de forma natural a las personas que buscaban desarrolladores con mis capacidades.

Si te dedicas al B2B, LinkedIn es donde tienes que poner más énfasis.

Instagram también está creciendo a un modo pasmoso y no hay que perderle el ojo. Reconozco que me da pereza (soy más de textos que de imágenes y vídeo) pero he escuchado más de una vez que en LinkedIn están los trabajadores y en Instagram los emprendedores. Si tu público es emprendedor, toma nota.

Y sobre todo y especialmente, mi presencia online siempre ha girado en torno a una web. Es mi cuartel general para conseguir clientes.

 

Considero que tu web tiene que ser tu centro de operaciones

 

Algo que es tuyo y te pertenece. Un activo de tu negocio que no depende de que mañana se levante Google o Facebook y decidan cambiar las normas del juego. Ese es el principal beneficio de tener una web para mi proyecto: que no depende de otras plataformas para seguir presente.

 

E: ¿Por dónde tendría que empezar cualquier sanitario para crear su presencia online? ¿Es necesario estar en todas las RRSS, tener un blog, etc..?

J: Creo antes que ponerte a abrir una web o perfiles en redes sociales, tienes que hacer un ejercicio de introspección.

Es muy sencillo y consiste en hacerte estas 3 preguntas: ¿A quién me quiero dirigir? ¿Qué problema quiero ayudarles a resolver? ¿Cómo lo voy a hacer?

Las redes sociales y tu web son canales. Canales para transmitir tu mensaje.

 

Si no sabes a quién te diriges, tu mensaje será pobre y genérico

 

Si no sabes qué problema vas a tratar de resolver en la vida de tu paciente, tampoco tienes un mensaje que transmitir.

Si no sabes cuál es tu solución, la forma en que resuelves ese problema, ¿qué vas a contar?

Una vez conoces esas respuestas, ya tienes un mensaje completo. Con un sujeto (tu público), un objeto (el problema de tu público) y un cómo (tu solución para ellos).

Ahí ya podemos hablar de abrirnos una cuenta en una red social, crearnos una web o publicar contenidos en un blog.

Yo recomiendo empezar por una red social. Solo una. Si estás en el sector B2B, LinkedIn. Si estás en el sector B2C, Facebook. Porque Facebook sigue siendo la red social más grande con 2.000 millones de usuarios en 2017. Si ahí no están tus pacientes, no sé dónde los vas a encontrar…

Y por supuesto, usar tu web como centro de operaciones. El lugar donde pones tu contenido. La redes sociales son para darles difusión y para enviar lectores a tu web.

 

E: Para que nos entienda todo el mundo ¿qué es el copywriting?

J: Copywriting es una palabra compuesta. No tiene nada que ver con derechos de autor ni con abogacía. Viene de copy, que es la palabra que se usa en el mundo de la publicidad para referirse a los textos de un anuncio. Y write, escribir en inglés.

Así que copywriting es el nombre de la disciplina: redacción de textos persuasivos.

 

Y un copywriter es un escritor o redactor de textos persuasivos

 

¿Qué es esto de la redacción de textos persuasivos? Pues es un tipo de escritura que está orientada a incitar al cambio. A conseguir que quien lea el texto realice una acción.

La palabra clave aquí es acción. Normalmente, la gente contrata a un copywriter para persuadir a los lectores para que compren. Para que usen tu producto o tu servicio. Esa es la acción más habitual dentro del copywriting.

Pero en el copywriting médico encontramos que te pueden contratar para otras acciones. Por ejemplo: un hospital o una aseguradora puede querer hacer una campaña de concienciación y me puede contratar para ayudar a incidir en el cambio de comportamiento de un lector para que mejore sus hábitos de salud.

Básicamente, redacto textos que invitan al lector a realizar una acción que le lleve a estar en una situación mejor.

 

E: ¿Cómo contactas con tus clientes? ¿Qué canales usas para contactar con tus clientes?

J: Publico contenido de valor a través de mi blog y mi canal de YouTube y lo difundo por las redes sociales.

Esa es la forma “activa” de recibir visitas. También me preocupo por posicionar cada contenido que redacto combinando el copywriting con algo de SEO. Es una estrategia a medio plazo que da buenos resultados. Ya empiezo a aparecer en los primeros resultados de búsquedas estratégicas en Google y de esa forma me llegan visitas interesadas en mis servicios.

Además organizo seminarios online una o dos veces al mes. Son gratuitos, en ellos aporto un montón de valor y es habitual que al acabarlos algunos asistentes se interesen en contratarme.

 

E: ¿En cuánto tiempo conseguiste tu primer cliente?

J: Mi proyecto actual de copywriting médico es muy reciente. Lancé la web en marzo de 2018. Pero en febrero ya había conseguido mi primer cliente. ¿Mi secreto? La formación.

En febrero de 2018 comencé una formación semipresencial con otros 45 compañeros. Es un programa de aceleración que ha montado Franck Scipion, mi mentor, y que se llama Objetivo 6C.

En la primera reunión presencial de ese programa hice mi primer cliente para Copywriting Médico. Era Mª Carmen Sáez de Impulsa tu Farmacia.  El mes siguiente me contrataron otros dos profesionales de la salud. También compañeros de la formación.

Lo mejor que puedes hacer para encontrar a tus mejores clientes es estar donde ellos se encuentran.

 

E: ¿Qué tipo de trabajo son los que más te encargan?

J: Creo que un copywriter debe ser un prescriptor de soluciones. Más que aceptar encargos de clientes, lo que hago es analizar qué necesita el negocio de la persona que me quiere contratar y doy una solución a la medida de ese problema.

Muchas veces mis clientes no saben lo que necesitan. Conocen el problema que tienen, pero no saben necesariamente cuál es la solución. Ese es mi trabajo. Cuando una persona me viene diciendo “necesito tal cosa para mi web”, le pregunto qué objetivo quiere conseguir.

Henry Ford decía que si hubiera preguntado a sus clientes qué necesitaban, le habrían dicho que querían caballos más rápidos.

Con el marketing online y el copywriting ocurre eso. A muchos les suenan los conceptos, pero no entienden qué tipo de campañas o contenidos deben emplearse en cada caso.

 

A tus clientes no tienes que preguntarles qué necesitan

Sino qué quieren conseguir

 

El 95% de mis clientes son profesionales de la salud con consulta propia. Pensando en ellos he diseñado un servicio que consiste en diseñar y redactar los contenidos estratégicos indispensables para maximizar resultados de visibilidad, autoridad y facturación.

 

E: ¿Cómo facturas tus trabajos?  ¿por horas, trabajo realizado, por página?

J: El servicio se divide en 4 fases. Cada fase de mi servicio tiene una tarifa. Así que cobro en función de las fases que me quieras contratar.

Además ofrezco un servicio de continuidad. Cuando has pasado por alguna de esas fases (a veces no es necesario pasar por todas para tener los resultados que buscas), ya eres un cliente mío y conozco en profundidad tu proyecto. Entonces puedes acceder a mi servicio de consultoría y asistencia editorial.

Es un servicio que puedes contratar por meses. Cada mes incluye una reunión estratégica para definir los objetivos que vamos a abordar en tu negocio y con qué tipo de contenidos vamos a conseguirlo. También incluye la redacción de los contenidos que acordemos.

 

E: ¿Sobre qué precios está un servicio de copywriting?

J: Depende de la experiencia, especialidad y prestigio del copy. Puedes encontrar por ahí chavales que afirman ser copywriters y que te hacen los textos completos de tu web por 150€.

Si quieres buenos resultados tienes que buscar copys serios.

Obviamente, ahí los precios suben. Según la complejidad de un contenido, mis tarifas pueden variar desde los 150€ hasta más de 1.000€ por una sección de tu web. Hay muchos factores que intervienen: longitud, investigación necesaria, mercado y tipo de producto o servicio…

De todas maneras yo no elaboro contenidos sueltos. Porque el esfuerzo que supone conocer a fondo tu proyecto no compensa que te redacte solo una página de inicio, por ejemplo. Y porque haciendo remaches sobre tu contenido actual los resultados que vas a obtener serán menos espectaculares que si redacto varios contenidos estratégicos que sé que funcionan muy bien en conjunto.

Por ejemplo, si quieres contratar la primera fase de mi servicio para potenciar consultas y clínicas privadas, la tarifa actual es de 747€.

¿Qué te llevas con esa tarifa? La descripción detallada de cómo abordar los contenidos estratégicos que puedo redactar para ti. Hay clientes que prefieren redactar sus contenidos ellos mismo y únicamente necesitan tener claro este aspecto.

Es un servicio de entrada más orientado hacia la consultoría que al copywriting entendido como redacción de textos de venta. Pero lo veo necesario porque mis clientes son expertos en medicina, no en negocios online. Nadie les ha enseñado y no tienen tiempo para hacerlo.

Yo defiendo la postura del copywriter como alguien que se involucra en tu negocio y al que puedes recurrir como consultor estratégico. Y mi servicio está dirigido al sanitario que busca ese partner para su negocio.

Para que te hagas una idea de a lo que me refiero, el plato fuerte de esta fase es la de ayudarte a definir una escalera de valor para tu negocio. La mayoría de negocios (sean o no de salud) no conocen este concepto. Y carecer de una escalera de valor hace que necesites atraer pacientes una y otra vez.

Quien contrata este servicio de consultoría sale teniendo claro cómo tiene que definir su cartera de servicios de forma que pueda tener un negocio rentable y escalable.

Y fíjate que ahí todavía no he empezado a redactar ni una sola palabra. Pero es que insisto en que es básico que se parta de unos buenos cimientos sobre los que construir tu negocio digital de salud.

Si tu servicio de salud tiene un techo (el tiempo máximo que puedes pasar consulta), tenemos que sentarnos y pensar en cómo diseñar una cartera de servicios que te permita facturar de acuerdo a tus necesidades y expectativas. De lo contrario, podemos acabar creando un sistema para tu web que atrae pacientes hasta alcanzar tu techo de tiempo, pero que no te permite facturar lo que tú deseas.

 

E: ¿Cómo se forma un copywriter? ¿Cuales son tus referentes?

J: Mis referentes son los copywriters estadounidenses. Los grandes clásicos como David Ogilvy, Claude Hopkins, Dan Kennedy y otros más recientes como Joe Sugarman y Bob Bly. Leo sus recomendaciones, estudio sus textos, consumo sus charlas… y releo sus libros al menos una vez al año.

También sigo a otros copys en Estados Unidos y España. Hay gente muy buena en nuestro país. Maïder Tomasena, Javi Pastor y Rosa Morel son copys “todoterreno” excelentes y los referentes más conocidos.

Leer a los mejores es solo la parte teórica. La parte práctica es la de escribir. Mi primera página de ventas era un auténtico horror. Pero si no empiezas a escribir, primero para ti, para tus proyectos y  propia web, luego para amigos y conocidos y después lanzándote con clientes de verdad, no avanzas.

Leerte un libro de copy o de lo que sea no te va a hacer un experto. Lo que te forma en una disciplina es practicar y practicar. Así que, te dediques a lo que te dediques, búscate un referente y trata de imitar su estilo y forma de trabajar.

 

E: ¿Cuáles son tus futuros proyectos?

J: Ahora mismo estoy en pleno proceso de escritura de mi primer libro. Va a ser una guía paso a paso de cómo aplicar esas 4 fases que abordo con mis clientes. El planteamiento del libro es partir de un proyecto de cero y acabar en 90 días con una web con la que eres capaz de atraer pacientes, aumentar tu visibilidad y multiplicar tu facturación.

Lo mejor es que no tendrás que esperar 3 meses para ver resultados los primeros. Es un planteamiento incremental. Irás haciendo una versión inicial con la que puedes estar vendiendo a los 15 días. Y a partir de ella iremos iterando hasta que tengas tu web completa.

Va a ser una guía Do It Yourself de una estrategia probada y diseñada a medida para profesionales de la salud.

Espero que sea un bombazo porque no hay libros sobre copywriting médico en español y me hace mucha ilusión hacer uno que sea 100% práctico y con el que puedas empezar a tener resultados por ti mismo.

Si todo va bien el libro saldrá a la luz en febrero de 2019.

 

E: ¿Algo más que te gustaría añadir?

J: Muchas veces me preguntan: “Javi, si quiero mejorar mis textos, ¿por dónde empiezo?“

Mi respuesta es siempre la misma: empieza por los titulares.

Tú puedes tener la página mejor escrita del mundo, que si tu titular no es bueno, te aseguro que no la va a leer casi nadie.

Al contrario puede que te funcione: si tienes un buen titular que enganche y el resto del copy es mínimamente aceptable, puede que la gente lo lea y haga lo que le pides al final del texto (comprar, compartir etc.).

Para que te hagas una idea, yo suelo dedicar horas enteras a pensar en el titular de las páginas de servicios que redacto para mis clientes. Redacto decenas de titulares antes de seleccionar el que sé que funcionará.

¿Por qué? Pues porque es el elemento que van a leer casi con seguridad todos tus lectores. Y el que hace que decidan si les interesa leer el resto o pasar a otra cosa.

 

El padre del copywriting, David Ogilvy, afirmaba que

el 80% de la venta de un texto estaba en el titular

 

E:¿Dónde podemos encontrarte? ¿Cómo podemos contactar contigo?

J: La forma más fácil de encontrarme es escribiendo copywriting médico o copywriting de la salud en Google. Llegarás a mi web enseguida.

Y desde ahí puedes llegar a todo lo demás: A mi canal de YouTube donde comparto píldoras en vídeo de copy para la salud, a mi blog lleno de artículos prácticos y a información sobre cuándo imparto mis seminarios online.

Además, también encontrarás una plantilla de copywriting que regalo para redactar mejores titulares. Es una plantilla que llamo ROT. Es muy sencilla de aplicar y funciona bastante bien en el entorno de la salud. La R es de Resultado, la O de Objeción y la T es de Tiempo.

Se trata de crear titulares que contengan esos tres elementos. Por ejemplo: “Consigue una sonrisa más blanca en una semana sin costosos tratamientos.”

Estos titulares funcionan muy bien porque hacen referencia al beneficio o resultado que va a conseguir tu lector (tener los dientes blancos), en cuánto tiempo va a ver los resultados (en una semana) y además tumba una barrera u objeción que puede frenar a tu lector a la hora de actuar (en el ejemplo, es no querer someterse a un tratamiento costoso).

Te aseguro que solo combiando los titulares de las secciones de tu web y de tus posts estarás mejorando el mensaje que transmites y podrás atraer a mejores visitas.

 

Muchas gracias Javi por concederme esta entrevista, que seguro que ha aportado mucho valor a la comunidad de farmaknowmadas.

 

El copywriting especializado en farmacia, es una de las 7 formas de trabajar online como farmacéutic@ 3.0.

Descubre las otras 6 en el ebook de regalo:

 

trabajo farmacéutico online

¡Descárgate GRATIS el ebook!

7 FORMAS DE TRABAJAR ONLINE COMO FARMACÉUTIC@ 3.0

  • No permitas que tu vida gire en torno a tu horario de trabajo en la farmacia vendiendo sólo medicamentos.
  • Trabaja de forma online y genera ingresos extra aprovechando tus conocimientos y experiencia en farmacia.

Ver información de privacidad

Si te ha gustado el post comparte en Redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Eduardo Poch

¡Hola! Me llamo Eduardo Poch. Tras estudiar farmacia en la universidad de Salamanca y trabajar nueve años en una farmacia de Zaragoza, la ciudad donde vivo, decidí reinventarme profesionalmente y dejar mi trabajo por cuenta ajena. Ahora trabajo de forma 100% online, sin horarios ni jefe, desarrollando mi negocio digital; Farmaknowmada. En el que enseño a otr@s compañer@s a trabajar de forma online como farmacéutic@ 3.0 Y a generar ingresos online con sus conocimientos y experiencia en farmacia para ser más libres.

Click Here to Leave a Comment Below

Camila Diaz - 17/10/2018

Si con el tiempo y de lo errores es donde más se aprende felicidades y me gusto mucho tu artículo ya que no sabía mucho del tema tambien esto en la misma situacion, solo que yo escribo de economía, tengo una pasión extraña por la economía finanza etc .
Gracias

Reply
    Eduardo Poch - 17/10/2018

    ¡Hola, Camila!

    Me alegro que te haya gustado esta entrevista sobre copywriting farmacéutico.

    Genial que tengas la pasión de escribir de economía. Potencia esta pasión.

    Gracias por tu comentario.

    Un abrazo.

    Reply
Leave a Reply:

A %d blogueros les gusta esto: